miércoles, 17 de octubre de 2007

Boysetsfire

El hardcore no es mi estilo favorito, pero tengo que reconocer que "The Misery Index: Notes From The Plague Years" es uno de los albumes que más me gustan.
Con un sonido impecable y unos riffs melódicos pero agresivos, el último trabajo de Boysetsfire puede gustar a fans de grupos como Sparta o Foo Fighters, por citar algunos.


Boysetsfire se formaron en 1994 en Delaware (Estados Unidos) y su discografia consta de 5 albumes: "The Day The Sun Went Out" (1997), "After The Eulogy" (2000), "Tomorrow Come Today" (2003), "Before The Eulogy" (2005) y "The Misery Index: Notes From The Plague Years" (2006). También tienen varios EP's y caras b.

Tras 12 años de carrera, el grupo decide separarse. Su lider y vocalista Nathan Gray forma su nueva banda llamada The Casting Out.


Tracklist:

01. Walk Astray
02. Requiem
03. Final Communique
04. The Misery Index
05. (10) And Counting
06. Falling Out Theme
07. Empire
08. So Long... And Thanks For The Crutches
09. With Cold Eyes
10. Déjà Coup
11. Social Register Fanclub
12. Nostalgic For Guillotines
13. A Far Cry

Producido por: Boysetsfire



Boysetsfire son un quinteto que como tantos, comenzó hace años a elaborar su particular visión del hardcore. Ya desde un primer momento, su música fue evolucionando sin renunciar a su origen pero sin rubor a otras sonoridades fronterizas al metal, el emo o al rock alternativo. Una carrera brillante y aplaudida que quisieron poner de relieve saliendo del underground con su tercer disco, ya en una multi. La relación no acabó bien (aunque el grupo ganó en ventas y popularidad), pero vuelven con fuerza en el conceptual The Misery Index: Notes from the Plague Years para el que han retomado el camino indie, distribuyendo el disco Burning Heart en Europa y Equal Vision en EE.UU.

Conviene antes de nada señalar que se trata de un combo que hace gala en sus letras de su activismo y reflexión política y social. Vamos, que no son sólo buenas melodías, que también. Como muestra de todo lo dicho, el primer corte, “Walk Astray” que comienza como una típica balada de rock americano en la que afirman no querer cantar más sobre la libertad, sino sentirla. Pronto bajan de la nube y se transforma en un número de punk-metal vibrante y moderno y con riffs endiablados.

Bien enlazada comienza “Réquiem” a golpe de batería remitiéndonos al sonido de los últimos Lostprophets, voces melódicas y susurrantes... ¿querrá decir esto que se han vendido? A decir verdad, a los puristas del hardcore no les entusiasmará demasiado, igual que tampoco disfrutarían sus entregas previas. El caso es que temas de buen rock alternativo, hay un puñado en el disco como la optimista “10 (and counting)”, el toque progresivo de “The Misery Index” o las reminiscencias de Foo Fighters en “With Cold Eyes”.




Pero esta sólo es una faceta. Quienes busquen integridad con la complejidad del nuevo hardcore, se demuestra en pelotazos como “Final Communiqué”, en un abanico entre Snapcase y Refused, ahí es nada. O en la marciana “So Long and thanks for all the Crutches”, donde tras una intro jazzie, se sumergen en el macarrismo del punk más kamikaze y para colmo con toques irlandeses.

También tenemos otros casos que sólo podemos englobar dentro del polivalente carácter de la banda, como “Deja Coup”, hardcore melódico con su feeling optimista y ska, que suena un poco a Millencolin. O el salvajismo de "A Far Cry", infecto metal con influencia a la par de los ambientes claustrofóbicos de Melvins y las maneras melódicas de Glassjaw. Brutal, pero soportable y tras un speech sobre una línea de guitarra acústica da paso a un cierre de disco más amable y emo.

Otro punto a resaltar es la cohesión de un disco que abarca amplísimos registros, desde el hardcore inmisericórdemente chillón hasta la balada post-grunge. Esto es posible que sea creíble gracias a las amenas transiciones que hacen que el conjunto difuso tome realmente forma global. Dicho de otra forma, convierten una colección de buenas canciones en un disco que agrada escucharlo del tirón.

Y por último hablemos de hit singles, quizá el más evidente “Falling Out Theme” combinando potencia y profundidad. Otros himnos coreables y vibrantes como “My Empire” o “Social Register Fanclub” deberían asegurarles al menos tanta solvencia comercial como a Thursday, Thrice o Funeral for a Friend. Al menos no suenan descafeinados casi nunca, sino que imprimen verdadera vitalidad a cada tema del disco. Y eso es algo que logran pocas bandas que se muevan en similares parámetros.


Boysetsfire - Requiem



Boysetsfire - Empire (live)


2 comentarios:

Sololobueno dijo...

Gracias por el comentario y los ánimos. La verdad es que me van a hacer falta porque los capuyos de iespana me han perdido todos mis posts. Ha debido haber un problema en el portal y estamos todos igual. Creo que voy a emigrar a otro servidor menos chapuza, si es que existe alguno...

Evil Elvis dijo...

Pues yo con Blogger estoy contento!